Colores por bandera

De los márgenes que nos limitan como huerto sólo uno es rígido y gris, «El Muro».

vista-huerto2.jpg

Este huerto tiene una valla tan permeable como su filosofía hortelana, bichos, animalillos, perretes , pelotas… se cuelan en cualquier despiste y haciéndose un huequito en el ecosistema del huerto.

Por su puerta principal están invitados a pasar todos los vecinos y visitantes que se nos acercan. Estas puertas siempre están abiertas a la curiosidad y la participación… y aunque se cierran una vez puesto el sol el vínculo generado con el entorno, el barrio, la naturaleza…ya no entiende de horarios, vallas ni cerrojos.

08032015-08032015-_MG_0204

Entre todos

Desde que comenzamos este proyecto, hace ya casi un año, los domingos hortelanos se han convertido en un clásico en la Alameda de Osuna. Por eso, coincidiendo con nuestro próximo primer aniversario queremos celebrar todas estas experiencias encontradas, aprendizajes, charlas, superaciones… convirtiendo «El Muro» norte del huerto  en un mensaje cromático. Queremos que sea lienzo de lo que vivimos en este huerto, que se llene de colores y que grite a los cuatro vientos todo lo que representa La Alegría de la Huerta.

Os invitamos a presentar propuestas, bocetos, diseños… buscamos grafitteros, artistas, pintores de brocha gorda o fina, mentes creativas, manos trabajadoras, cualquiera con ilusión… Traedlas al huerto o compartirlas por email. Organizaremos una gran fiesta con el comienzo de La Primavera y con las mejores ideas pintaremos nuestro muro. Ya no será ni rígido ni gris, será una bandera ondeando al viento de bienvenida a La Alegría de la Huerta.

alegriadelahuerta.ado@gmail.com

La PriMaVeRa arrocera

Presentación1

A finales de marzo la primavera se invitó a nuestro huerto y nos quedamos hechizados con los primeros brotes de los semilleros, con cómo un montón de tierra con esfuerzo de todos se transforma en bancales perfectamente alineados, con el trasplante de los primeros planteles que realmente eran responsabilidad NUESTRA y solo NUESTRA. Ya no se trataba de una relación fugaz en un curso de horticultura urbana cualquiera, con cualquier plantel de «si te he visto no me acuerdo» ¡¡¡Aquí había tomate!!! ( literalmente 160 matas, entre otras).

Nos habíamos comprometido hasta la médula con aquellos desgarbaditos tallos, los cogimos entre las manos, piel con piel, humedecimos la tierra y arropamos sus raíces en nuestros bancales mejor dispuestos con la mayor de las ilusiones… qué todo lo que llegase en nuestra nueva vida juntos fuera hermoso y germinase en aprendizaje.

Y con este embabiamiento del PRIMER AMOR HORTELANO queremos celebrar la llegada de esta estupenda estación con todos nuestros vecin@s y amig@s. Porque vendrán momentos duros, vendrá una instalación de riego por goteo (habrá bote-hucha para quién quiera colaborar con la instalación), granizadas, rayos, centellas, procesiones de las más diversas y conocidas plagas (la plaza de hortelano domador de leones sigue vacante), que trabajar estiércol que llegue bien fresquito … Así que hemos decidido que celebraremos por todo lo alto todos y cada uno de los BUENOS MOMENTOS!!!

¡ASÍ QUE PASEN Y SIÉNTANSE EN SU HUERTO!

Os invitamos a conocer el huerto de la Alameda de Osuna:

EL DOMINGO DÍA 10 DE MAYO A PARTIR DE LAS 12:00

Salida Metro El Capricho, recinto vallado dentro del parque

  • Realizaremos tareas habituales de la huerta.
  • Actividades y talleres para niños y no tan niños.
  • Disfrutaremos de actuaciones musicales en directo…

Además, para los que queráis colaborar con nuestra instalación de riego, hemos preparado un buen festín de agradecimiento: una paella de las que hacen historia y otras ricuras para poner sabor a esta jornada de DOMINGO PRIMAVERAL!!!!

¡TE ESPERAMOS!

huerto1 (40)

alegriadelahuerta.ado@gmail.com

A la sombra de una higuera recordaremos este día

Y el primer día de marzo, con tiempo suficiente para ver venir la primavera en nuestros semilleros, se abrieron las puertas del huerto ecológico comunitario de la Alameda de Osuna. Se abrieron de par en par, sin reparos, a pecho descubierto, dejando entrar una brisa de domingo especial y un buen presentimiento.

Había que hacer las presentaciones oportunas, vecinos-huerto, huerto-vecinos. Toda gran hazaña merece contar con protagonistas interesantes y variopintos que aporten efecto sorpresa a cada capítulo que se escriba de esta historia. Y para hacer grande este comienzo necesitábamos eso, ¡hacer este huerto de todos!

Un cielo azul espléndido y sol imponente fueron los primeros en acercarse. Y con ellos, la esperada Alegría de la Huerta. Ahora todo cobraba sentido

Collage1    Collage2

Cómo si estuviera preparado de escenario perfecto para la ocasión nos fuimos congregando debajo de un almendro a punto de brotar en flor. Estaba claro que sabía lo que se cocía bajo sus ramas. Se nutría de comentarios, ideas, propuestas. Se oyeron discursos, aplausos, risas. Se vieron manos manchadas de tierra, comenzaron los primeros repiques de las azadas y escucharon muchas voces de compañerismo.

Tuvimos ocasión hasta de conocer a Fernando, el señor que planto el mencionado almendro idílico hace 15 años (el cual evidentemente flipó a ver a más de 60 adoradores de la hortaliza ecológica, con micrófono en mano bajo su cobijo) y a otros muchos más que se acercaron.

Pequeños aprendices de hortelanos correteaban haciendo rabiar a los delimitadores de bancales (tomamos nota, necesitamos un babybancal), impacientes inmortalizadores de momentos plantando un abeto en mitad de la futura zona de asambleas (no problem, nos gusta la espontaneidad, danzaremos alrededor de él en las deliberaciones)… Esto no ha hecho más que empezar…lo mejor esta por llegar.

Collage3

Conseguimos agotar  las hojas de inscripción y plantar nuestra higuera inaugural con un puñado de tierra de cada uno de los presentes, así ‘bonito bonito’ para que en unos años podamos estar apoyados a la sombra de nuestra higuera recordando cuando nos hicimos ‘amigos de la tierra’.

Gracias a todos los que nos acompañasteis en este día y toda la energía a los nuevos huertos que están naciendo o los que ahora tristemente se están desalojando, gracias porque sin vosotros y vuestro camino recorrido no estaríamos ahora comenzando el nuestro.

alegriadelahuerta.ado@gmail.com

Aprendiendo de nuestras raíces

No sé exactamente cuando se puede decir que uno queda atrapado de forma inevitable por la magia de ver crecer una semilla.

Muy posiblemente sea después de que se te muera un cactus y justo antes de pagar un dineral por un kilo de tomates que sabes que sabrán exactamente igual que la bolsa de plástico de donde los sacarás al llegar a casa.

Quizás es esa conjunción de elementos:

  1. Sentirte un inepto para mantener un ejemplar vegetal con vida. Un cactus, en concreto, que de no haberse topado contigo habría crecido en un pedregal en el mismísimo desierto y alcanzaría sin mayor problema su versión más sublime. Algo que los primeros neolíticos conseguían sin Leroys Merlines ni alertas de móvil para recordar riegos.
  2. Comer plástico. Comer basura es algo a lo que nos hemos acostumbrado y de alguna manera normalizado. Colorantes, conservantes, aromas, potenciadores de sabor, modificaciones genéticas y químicas… que nos dibujan un tomate perfectamente esférico y perfectamente insípido. El día que te cruzas con una Verdura Verdadera o un huevo de gallina feliz, de esas que corretean en libertad y se alimentan de maíz y otras ricuras naturales, se te cae una lagrimilla y se te queda una cara de tonto perenne
    cada vez que te vuelves a encontrar con plástico comestible para humanos en tu plato.

…y ahí esta colocado el cebo. ¿Por qué no planto mis propias verduras? ¿Por qué no me asocio a una cooperativa ecológica de consumo?…¿Por qué no dejo de arrastrarme por la corriente de digerir productos plastificados?

Huerto ecológico de la Alameda de Osuna

Desde hace unos años, una conciencia esta arraigando fuerte en pequeños colectivos de las ciudades, pequeñas cabecitas pensantes que poco a poco van contagiando sus ganas de vivir otra vida y a otro ritmo. Fuera de las grandes superficies de consumo, mirando hacia el comercio familiar, la tradición, la artesanía…recuperando destrezas y oficios olvidados como la costura, la recuperación de muebles, el reciclaje, la fermentación de cerveza, la agricultura… quizás sea otra simple moda, pero parece algo más que eso. Parece un «para, que yo me bajo» y esta creando opciones de ocio y formas de relacionarse alternativas en las grandes ciudades.


La Alegría de la Huerta nace por un poco de todo eso, personas de un mismo barrio que, sin conocerse con anterioridad, van coincidiendo por aficiones, intereses, foros de Internet, asociaciones… y en un golpe de suerte se encuentran con que por una vez parece que una iniciativa de las administraciones locales responde en tiempo y forma a un susurro que llevaban dentro desde hace mucho tiempo. La cesión de un terreno para la creación de un huerto ecológico.

¿Seremos capaces de llevarlo a cabo?

Tranquilos, que no cunda el pánico, toda semilla sabe como ser árbol.


… y aquí estamos para contarlo, a la espera de la adjudicación definitiva y con la intención de servir de ayuda a las próximas hornadas de hortelanos urbanos, que sabemos que vendrán a lanzarse a la apasionante aventura de volver a las raíces

alegriadelahuerta.ado@gmail.com